Fundación Luis Carlos Galán

Cra. 7 No. 40-62 piso 6º,
Edificio Emilio Arango, S.J.
Pontificia Universidad Javeriana
Bogotá, D.C., Colombia

Tel: (57-1) 320 8320 Ext. 2002

fundacion.lcgalan@javeriana.edu.co

LCG – Pensamiento

“La pasión por levantar a Colombia representa el común ideal que anima a nuestra generación. Apoyémosla en su generoso empeño, apartándola de lo inestable y fugaz y levantándola hacia lo duradero o inmutable. Busquemos que sea animosa y libre, que no se deje avejentar por el ambiente y que no sea servil con los ungidos, para que demuestre cómo Colombia también es joven porque tiene corrientes vivas entre sus hijos, capaces de conducirla en la lucha colectiva, en esta cruzada por la dignificación del hombre colombiano.”

NUESTRA PASIÓN ES COLOMBIA, Vértice, 1964

 

“Los jóvenes estamos en el período de la preparación. Aún no hemos llegado al de la acción. Somos espectadores, aún no somos actores. Es prudente esperar. Estamos en el período del robustecimiento ideológico; primero debemos consolidar un criterio inteligente, denso e independiente. Una vez definamos nuestro criterio de análisis y de juicio, nos corresponde estudiar con él los problemas nacionales; después de examinar con esas consideraciones los problemas colombianos, ya podremos ofrecer soluciones objetivas y seremos capaces de afrontar esa responsabilidad tremenda que se nos va a venir encima: la responsabilidad de reconstruir un país que hoy se halla en lo moral anárquico; en lo económico, colonial; en lo político, demagógico y en lo social, absurdamente injusto.”

LAS IDEAS LIBERALES Y EL CUENTO DE LA DEMOCRACIA COLOMBIANA, Autonomía, 1963

 

“Lo que no acepta un pueblo digno y libre es que tales sacrificios no se repartan por igual y que mientras la mayoría de los colombianos afronta precarias condiciones de vida, los grupos minoritarios vivan en la opulencia y el derroche. Estamos en una época en la cual se agudizan los contrastes y los privilegios se han vuelto irritantes. Si el liberalismo no lucha por convertir en derecho de todos lo que hoy es privilegio de algunos perderá su razón de ser y desaparecerá como fuerza política decisoria y de nada servirá la cantidad de cargos públicos que controlen sus jefes regionales.”

LOS PRIVILEGIOS DE COLOMBIA, Nueva Frontera, 1981